Cómo escoger juguetes y juegos recomendados para niños de menos de 6 años

El juego es vital para el desarrollo físico, mental y emocional de los niños. Para ellos, jugar supone la mejor manera de aprender a conocer el mundo que los rodea, a socializar, a expresar sus emociones y a asimilar normas sociales. 

 

Los padres, responsables de la elección final, pueden muchas veces verse abrumados por la gran oferta existente. En esta, destacan los diferentes juegos de mesa educativos por edades. Estos son una opción perfecta para el desarrollo cognitivo de los niños gracias a la estimulación de la memoria, del pensamiento lógico y de la concentración

Cómo escoger juguetes y juegos recomendados para niños de menos de 6 años

Las posibilidades que ofrecen estos juegos han hecho que muchos colegios los hayan incorporado a su día a día y los utilicen como una herramienta didáctica y de refuerzo de la socialización y el compañerismo.

 

Elegir el juego adecuado 

 

Como ocurre con todos los juguetes, para elegir el juego de mesa más adecuado para niños menores de 6 años se deben tener en cuenta algunos factores: que sean  educativos y estimulantes, que supongan retos nuevos y que ayuden a incrementar la creatividad. Otro punto fundamental es que el juego sea acorde a sus gustos.  

 

Dada la edad de estos niños, los juegos deben ser sencillos y estar adaptados a cada etapa del desarrollo. En el caso de los juegos de mesa, la edad más habitual para empezar a usarlos son los 18-24 meses: 

 

18 meses-3 años: los juegos deben ser seguros, sin piezas pequeñas. Es importante que estimulen la creatividad, la motricidad y el jugar en grupo. Están diseñados para trabajar las emociones y comenzar a aprender a respetar las reglas. 

 

3 años: aparecen tres modelos diferentes de juego: cooperativo, competitivo y libre. Se estimula la lógica, la psicomotricidad y el trabajo en equipo.

 

4 y 5 años: se pueden empezar a utilizar juegos de mesas algo más complejos. En esta etapa es importante trabajar la memoria, aprender habilidades sociales y potenciar la concentración y la observación. Es también una fase en la que los juegos contribuyen a consolidar lo que se aprende en la escuela.

 

6 años: los juegos deben tener un componente que ayude el desarrollo del lenguaje y a mejorar el vocabulario. Asimismo, son idóneos para trabajar la percepción espacial y la atención. 

 

Además de estas consideraciones relacionadas con el desarrollo del niño en cada etapa, los juegos de mesa ayudan a que aprendan a analizar la situación y a tomar decisiones basándose en ese análisis. Esto implica, a su vez, aprender a asumir las consecuencias de esas decisiones y a darse de cuenta  de si han sido acertadas. 

 

No menos importante es el fortalecimiento de las relaciones familiares que estos juegos significan. Los padres tendrán que explicar las reglas a sus hijos y, después, compartir con ellos un tiempo que va a ayudar a estrechar los vínculos y la confianza.  Por último, los niños van a mejorar su autoestima a través de sus logros y también a gestionar la frustración cuando el resultado del juego no les favorezca.

 

Todos estos consejos, no obstante, no deben hacer olvidar la principal característica que deben tener estos juegos: que los niños se diviertan mientras pasan tiempo de calidad con sus padres o amigos. 

Deja un comentario